lunes, 3 de diciembre de 2007

¿COMIDA INTERNACIONAL O COMIDA CRIOLLA?

La cocina es el arte y técnica de preparar los alimentos y es una de las actividades en las que se pone especial cuidado cuando se quiere celebrar. El cumpleaños de la patria supone que la mesa debe estar servida a base de comida criolla o dependiendo de la zona del país en que se celebre el 28 de julio, de comida regional.

Sin embargo, la cocina puede juntar todas las nociones prácticas entorno a la selección y compra de los ingredientes para la fabricación de la comida. Es igualmente asociada al arte de la mesa, a la enología y la gastronomía. Fue por eso que conversamos con el chef ejecutivo del Hotel Sheraton José Antonio Montes quien señaló que actualmente si bien existen los platos tradicionales, cada vez más se crean nuevas recetas.

La comida criolla una mezcla de cultura y sabores

La comida criolla es el resultado de una mezcla de sabores y culturas que dieron origen a diversas preparaciones con singulares platos que fueron evolucionando a través de generaciones y que hoy están presentes en la mesa de todos los peruanos. Antes de la llegada de los españoles, la papa y el maíz eran la base de sopas, guisos y diferentes comidas y bebidas como "la chicha" (cerveza andina).
Después de la conquista con Pizarro a la cabeza se introdujo a esta parte de América nuevas especies de animales, frutas y plantas. Esta fusión de la cocina inca con la española dio luz a la comida criolla. También no podemos dejar de lado los aportes de los inmigrantes chinos (colíes) y de los esclavos africanos que cocinaban en las cocinas del Virreinato. Es a ellos a quienes se les da crédito de la creación del delicioso anticucho (pedazos de corazón de res marinados en salsas picantes).
Los inmigrantes chinos importaron diversos granos y semillas para plantar sus propias verduras, desde guisantes de nieve hasta jengibre, productos esenciales para su dieta. Los chinos aprendieron rápidamente las distintas técnicas de freír distintos elementos en la segunda mitad del siglo XIX. Es así como nace uno de los platos más identificados con la culinaria peruana y que a mi particularmente me gusta más, el “Lomo Saltado”.
A continuación, daremos a conocer unas cuantas recetas más de la increíble comida peruana. Para poder probar el sabor de sus platos mas conocidos entre los criollos quienes disfrutan de grandes banquetes de aroma, sazón y sabor.

sábado, 1 de diciembre de 2007

CEBICHE DE PESCADO


He aquí una de ese millón más de recetas de cebiche de pescado. Esta receta es para 25 raciones y tiene un costo aproximado de S/. 25. 00. Así que no pierdan la oportunidad de prepararle este delicioso plato a sus familias y amigos. Bueno aquí les va la recetita...

Ingredientes

2 kg. de filete de lenguado 10 g de kión

60 g de rocoto 10 g de sal de mesa (o al gusto)

500 g de cebolla 5 g de pimienta blanca (o al gusto)

5 g de culantro 50 g de ají limo

20 g de ajo 11/2 kg de limón verde maduro

50 g de apio 20 ml de agua hervida fría


PREPARACIÓN


Coretar el filete de pescado en tres tirar largas de 4 cm de ancho aproximadamente.
Cortar cada tira en láminas sesgadas con un espesor aproximado de 1cm. Reservar.
Lavar el rocoto y cortarlo en rodajas. Reservar.
Cortar la cebolla en forma de plumas y colocar en un bol con agua. Reservar.
Picar el culantro en brunoise.
Licuar el ajo, el kión y el apio con agua hasta obtener una mezcla fina. Reservar.
Picar el ají limo sin semillas en brunoise.
Exprimir el xumo del limón.
Colocar el pescado en un bol y agregar los ingredients en el siguiente orden: sal, pimienta y el licuado de ajo, kión y apio. Seguidamente el ají limo, culantro y por último el zumo de limón.
Mezclar con suavidad, con movimientos envolventes. Finalmente rectificar la sal.
Ahora para la presentación se coloca en el recipiente el pescado, encima la cebolla. Decorar con rocoto, choclo y lechuga.

Si se desea hacerlo mixto, se puede agregar maricos al gusto.

Bueno señores, quiero dedicarle esta última entrada a mi incondicional, a mi mamá, yo sé que no tiene nada que ver. Pero de ella aprendí muchas cosas, tanto así como en la cocina, como en la vida. A ver si recuerdan todos los buenos momentos que han compartido con todas esas personas a quienes ustedes quieren y disfrutan un poquito más de la vida.
¡Disfruten señores!
Mis respetos...